RESEÑAS

15 años y vivo

Por  | 

Quince años no es moco de pavo. Si te ponés a pensar, por ejemplo, hace 3 lustros atrás el riojano capicúa ganaba la reelección en los comicios presidenciales de Argentina. Para contrarrestar semejante evocación negativa, también podemos decir que en 1995 el gran Diego Armando Maradona volvía una vez más al fútbol para calzarse la 10 de Boca. Yendo al plano musical, que es lo que realmente nos compete, el denominado “Nuevo Rock Argentino”, movimiento que incluía a bandas como Babasónicos, El Otro Yo y Los Brujos, entre otros, a mediados de los ’90 quedaba relegado debido al nacimiento del “Rock chabón”. En este contexto surge Andando Descalzo, sin ser sónico ni stone.

Desde sus comienzos, la historia del grupo estuvo vinculada con el concepto de lucha. Pacientemente fueron ganando adeptos con las “Fiestas de fin de siglo”, entre 1997 y 1999. En el intermedio, figuraron en la tapa de la edición nº1 de la revista El Acople. Más adelante, con varios demos encima, la crisis de 2001 postergaría su primer disco de estudio, finalmente publicado en 2002. Aquel año, Andando Descalzo ganaría el primer concurso del “Bombardeo del Demo” (Day Tripper, Rock & Pop) con el tema “Luz”, y de este modo el nombre del conjunto se hacía cada vez más conocido. Poco tiempo después, el país comenzaba a salir lentamente del conflicto socioeconómico que atravesaba, y paralelamente, la banda ya se estaba consagrando en lugares como Cemento, La Trastienda y Niceto.

Repasando el prólogo de un grupo que se hizo bien de abajo, resulta más comprensible escuchar la frase pronunciada por Juani Rodríguez, líder de Andando Descalzo: “Qué lindo es presentar un disco nuevo”.

Eso dijo un emocionado Juani el pasado sábado en Groove, en el marco del debut en vivo del flamante álbum, La quinta armonía. Dicho concierto abrió con un baile distendido, estimulado por “La pipa” e “Impulso”, justamente los dos primeros del disco en cuestión.

Con una escenografía simple, las iniciales AD se posaban sobre el lado izquierdo y derecho de la pantalla central, la cual emitía diferentes imágenes que le daban color a las canciones. ¿Qué canciones? “Naufrago”, “Ausencia” y “Continuar”, entre otras. Todas bailables, al ritmo pegadizo de la cumbia, del reggae, o del ska. Desde arriba del escenario, el mencionado Juani Rodríguez, frontman egresado de la academia Andrés Ciro Martínez, redondeaba una puesta en escena hecha a pura garra y corazón.

La lista de temas, excepto un pasaje íntimo de la mano del corte “Al viento” y “Hoy quiero”, se basó en la habitual fiesta que bien saben brindar los Descalzos. Dentro de la categoría “Rock para todo público”, los de Mataderos comparten una cierta forma de ver el arte con bandas amigas como Encías Sangrantes, La Perra que los Parió o Pampa Yakuza. Sus letras coinciden en apuntar a lo social, a lo cotidiano, y también tienen tiempo para abordar cierto costado humorístico. Si a eso le sumamos una música con espíritu alegre y festivo, el clima que se respira en los shows suele ser agradable, de un ida y vuelta especial con sus fanáticos.

Si vieran danzar a las parejitas, a los amigos, o a los padres e hijos, no sería difícil de entender este fenómeno.  A menos que seas un emo declarado, es imposible no contagiarse con perlas cumbiancheras como “Hoy” y “Flor”. Para el primer tema, un presentador pelado y de impecable traje, arengó (como si hiciera falta) aún más a las masas. Para el segundo, subieron Lucas Villafañe de Karamelo Santo con acordeón en mano, y además, dos chicas vestidas de bailarinas de “Pasión de sábado”, para mover el culo con polleritas cortas.

Cerrando la velada, luego de pasar por tracks del último CD (“Al revés”, “En el mar” y “El intocable”), llegó la hora de despedirse con viejos clásicos como el cuartetazo “Pantuflas”, y sobre el desenlace mismo, el dicharachero “Marinero”. Si hubiese sido por la banda, el recital  duraba unos minutos más. Sin embargo, la noche en Groove recién comenzaba y había que desalojar el escenario.

Conclusión: Andando Descalzo cumplió apenas 15 años y tiene toda la vida por delante. Por lo pronto, con un destacable disco nuevo en la calle, la fiesta goza de buena salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *