RESEÑAS

Mantenlo prendido

Por  | 

En el rebautizado Nicheto iban a pasar cosas importantes el último sábado. El Acople debía estar ahí para documentar qué anda pasando en el continente americano; más precisamente arriba del Ecuador, y desde Colombia llegaba Bomba Estéreo, la cachetada más fresca que puede ofrecerle esta parte del mapa al mundo.

Porque rock hay por todos lados, y cuesta sorprender al oído yanqui o al europeo con más de lo que a ellos les sobra. Entonces cuando lo mejor de los ritmos folklóricos de la tierra del café se mezclan con secuencias, distorsiones, hip hop, dub y el tarro de especias completo, allá suena el río, y las piedras caen por todos lados.

Es que sí, este combo comandado por Simón Mejía –bajo, sintetizador y secuencias- y por esa heroína llamada Li Saumet –voz y la mejor escena- tuvo que romperla en Nueva York y en Roskilde, por ejemplo, para llegar a Buenos Aires a presentar su nuevo disco “Estalla”.

Nacieron en Bogotá en 2005 como un proyecto de música electrónica de Mejía y Dj Fresh, pero la idea de crear el estilo colombiano de hacer electrorock desembocó en la voz de Liliana Saumet, y una irreverente mezcla de sonidos típicos como la cumbia, el bullerengue, y la champeta, la que es comparada con el soundsystem jamaiquino como fenómeno cultural de expresión.

El coqueto recinto palermitano estallaba de juventud centroamericana, cientos de residentes circunstanciales entregaban a la noche aquellas voces tan amables al oído y bailaban al compás de Miss Bolivia, cantante local que mezcla hip hop, cumbia y sapucay.

En la previa sonó parte de la escena colombiana con Chocquibtown y Sistema Solar (“Me quedo en mi Colombia bailando la cumbia”), que fueron festejados como si estuvieran en el escenario, y encendieron la mecha para que explote la bomba.

Con violenta furia sensual, Liliana roba la escena y lanza los versos, que flotan en lo que dispone Simón desde la máquina musical que comanda, secundado por un batero machacante (Kike Egurrola) y un guitarrista distorsionado (Julián Salazar).

“Huepajé”, “Raza”, “Cosita Rica”, “Juana” y “Feelin´”(“ay corre corre morrocoyo”) son algunas de las que pasan, y dejan marca, se baila, se suda y se canta, se salta y se rapea.

“Con un vestido tuyo comen como mil”, acusa la anfitriona a la “Niña Rica”, y así dispara una de las letras más ácidas del último disco, titulado “Estalla” (2008), en el cual ella es coautora de todas las canciones, luego de haber sido invitada a cantar en un tema del disco anterior, “Volumen I” (2005).

Pero no todo es explosivo y al palo; aparece el dub y esa sensación flotante en “Pa´ti” y “Agua Salá”, cuando Saumet pide “déjame llorar, que ya estoy cansada de bailá y bailá”, con rubor psicodélico.

Emparentados fácilmente con los populares Calle 13, del torbellino René Pérez, con los que tienen excelente relación y han compartidos shows, se puede marcar alguna diferencia musical (¿el psico dub?), pero la gran variante es la mirada femenina de las letras, la posición ante el amor, el sexo, la vida.

“Fuego” (ver video) era el final cantado, y fue todo aquello que se esperaba: una síntesis plena de lo que fue la noche, de lo que es la banda, aquel sacudón latinoamericano con eco mundial.

Mezclando secuencias, rapeo y declaración de principios musicales –“Champeta, reggae music, cumbia y folklore”– los Bomba Estéreo coronaron una explosiva velada, ahí cuando la anfitriona decidió por fin presentarse con el último fósforo que tenía: “Me llamo Li Saumet y de la fiesta soy la dueña, y me gusta vacilar desde que estaba pequeña”.

5 Comments

  1. G.

    21 mayo, 2010 en 00:00

    Aplausos de pi

  2. G.

    21 mayo, 2010 en 00:00

    Aplausos de pi

  3. Cheloman

    19 mayo, 2010 en 00:00

    VAAAAAAAAAAAAAMO!!! Que fiesta zarpada. Excelente la nota, tal cual lo sucedido. Abrazo!

  4. freak

    18 mayo, 2010 en 00:00

    bomba stereo, lo que le agarro a cerati y lo dejo asi medio para atras

  5. raffo

    18 mayo, 2010 en 00:00

    me lo baje y me encanto, que lastima que me perdi el show!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *