RESEÑAS

Cuarenta dibujos

Por  | 

Parejas jóvenes, maduras; familias y niños. Más o menos así era la mayoría de los que componían la larga fila para ingresar al Auditorio Jorge Luis Borges, alrededor de las ocho de la noche del último domingo. No se trata de un nuevo espacio para el rock. Es uno de los tantos salones con el que cuenta el enorme predio de la Sociedad Rural Argentina. Allí se está celebrando la trigésimo quinta edición de la Feria del Libro, evento frívolo que, entre otras cosas, fomenta el flagelo de la inseguridad: Héctor “Bambino” Veira, Guillermo Cóppola, Gabriel Rolón, Ari Paluch, Coco Sily y otros ladrones de Buenos Aires, que poco tienen que ver con el ámbito de la literatura, tendrán espacio en este festival.

Volvamos a la historia de la cola, volvamos a talentosos en serio, como Kevin Johansen y Ricardo “Liniers” Siri, quienes ocupaban el espacio para presentar Oops, libro que engendraron en dupla. No se trataba de una aburrida conferencia de prensa, ahí mismo estaba por comenzar un verdadero recital de rock, aunque sin batería. Explicaron que la acústica del lugar no era la adecuada para contener los golpeteos del Zurdo Roizner, miembro de The Nada, backing band que acompaña a Johansen. Hecha la salvedad, arrancó la música. “Campo argentino”, del primer disco.

Hace un tiempo largo que Liniers y Kevin trabajan codo a codo. Ya no extraña verlos juntos en un escenario; la sorpresa pasa por el lado de la muñeca, el corazón y el cerebro del historietista, quién conoce de pe a pa el repertorio. Con la creatividad estimulada, realiza ilustraciones -que se proyectan en vivo, en una pantalla: ¡una zapada de fibrones y papel!- alusivas a la canción que en ese momento esté sonando. Una vez terminado el tema, hace un avioncito de papel con el dibujo y lo regala al público. Una ternura.

Un párrafo para hablar de un dibujante en un concierto no es mucho, por eso aquí va el segundo. Se robó los corazones de quienes no lo conocían. Ver en vivo cómo toman forma los distintos personajes que aparecen (y no) en la tira diaria Macanudo, es mágico. Es mágico por lo humano de esos trazos, por lo expresivos que son los muñequitos, por lo atinados que son los colores para cada canción. Pero no sólo en imágenes se limita la participación de Siri, ya que ocasionalmente acompaña con un triángulo (“El palomo”, “Fantasmas de carnaval”). A la gente le parece divertido y se ríe, cualquier monería de Liniers es muy festejada. Está bien.

¿Y Johansen? Ahí está, con su eterna cara de siesta, una sonrisa bien grande y un carisma a prueba de balas. Ah, también están sus letras fascinantes (la rima sinuosa y pícara de “Cumbiera intelectual”, dedicada a las chicas que fueron a la feria; “McGuevara’s o CheDonalds”, “Daisy”, “No me abandones”), una banda de multiinstrumentistas que, aunque reducida, suena muy bien, además de aportarle otro matiz y un satinado erótico a la ya sensual garganta versátil de Kevin.

Las chicas se derriten cuando el tipo canta con esa voz gruesa; no les importa que en primera fila estén su mujer y su hija. No sería justo ponerlo en las filas de los Arjonas y Luis Migueles, porque es otra cosa, algo totalmente distinto y que no viene al caso diferenciar en detalle, pero el efecto en las minas es casi el mismo. Los varones que las llevaron, agradecidísimos.

Decía al principio de las parejas, las familias, los niños. Habría que puntualizar sobre estos últimos. O mejor dicho, sobre uno en particular: un chaval que no paró de pedir “Logo”, pieza que lleva el mismo nombre del último álbum de los The Nada. Así que luego del inédito “Fin de fiesta” (que es interpretado por las voces de todos los músicos, incluyendo al -sí, otra vez- ovacionadísimo Liniers), procedieron a cumplir con el insistente pedido.

Con “Guacamole” y “El incomprendido”, los dos últimos, la gente empezó a levantarse de sus asientos, pero con ganas de bailar. A esa altura de la noche y habiendo transcurrido casi dos horas de recital, las piernas no servirían para otra cosa que no fuera abandonar la sala, lamentablemente. No importa, pronto habrá otra vuelta, alguna nueva oportunidad para acompañar a alguien. Gracias, muchachos.

6 Comments

  1. Flake

    29 abril, 2009 en 00:00

    Aguante Sala (?) !

  2. Jos

    29 abril, 2009 en 00:00

    Aguante los Redondos! Y aguante Kevin, groso cantautor.

  3. Jose

    29 abril, 2009 en 00:00

    fomenta el flagelo de la inseguridad jajajajajjajajja

  4. obras

    29 abril, 2009 en 00:00

    la chica dibujada por liniers en la foto tiene pito?

  5. Amigo Aguila

    29 abril, 2009 en 00:00

    No, esta un poco exitada… (?)

  6. Vincent Vega

    29 abril, 2009 en 00:00

    Tiene pito porque es el dibujito ad-hoc (?) para ‘Daisy’, un tema que habla de un travesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *