RESEÑAS

Cosquín Rock 2009 – Día 3

Por  | 

Sorprendentemente, el domingo nos recibió con un sol espléndido que permanecería hasta entrada la noche, lo cual generó un clima cálido entre todos los espectadores. Los desastrosos trajes de lluvia habían quedado atrás, por otras vestimenta más cómodas y distendidas.

No tuvieron suerte

La Unión de Músicos Independientes (U.M.I.) es un grupo de artistas que se unió en eptiembre de 2001 con la idea de solucionar los problemas individuales de forma colectiva. Desarrollar el espacio musical autogestionado, es uno de sus principales emblemas.

Ya hay inscriptas alrededor de 3.000 bandas y/o solistas de todos los estilos. El domingo tuvieron su escenario particular, en donde ocho grupos representaron a la organización. Al costado del mismo se encontraba un stand con toda la información necesaria.

Somos Jardín, la banda que combina lo experimental con lo psicodélico, abrió este sitio especializado. Por momentos te hacen acordar a la etapa más oscura de Luis Alberto Spinetta. Siguiendo con una propuesta bastante calma, el cantautor Matías Foreiter puso su estilo, aunque no logró atrapar al público, ya que no estaban predispuestos a tanto silencio. Digamos que el contexto no era el indicado.

El rock se hizo presente gracias a la gente de Disidentes. Su clásico sonido alcanzó a rasguñar varios espectadores más. “Ojo Nómade” es su disco debut, y del cual mostraron varias melodías. Años Luz tocó por espacio de 20 minutos pero pasaron sin mayor trascendencia.

Alejandro Schanzenbach y Diego Boris, dos músicos experimentados, en 2005 formaron La Tolva. A pesar de la escasez de público supieron dar un correcto set. “Nunca más”, una de las canciones rockeras con toques punk que sintetizan su idea. Richter, con su electro-rock, nos ofreció un show desestructurado, en donde su vocalista cantaba y saltaba entre medio del público. Tocaron principalmente canciones de su cuarto CD, “Fin del Mundo”.

Desde la ciudad de Campana, llegó Lash Out con sus 12 años de experiencia en el lomo y su powerpop/punk al frente. Más allá de un audio saturado, demostraron con “My corazón”, entre otras, su cóctel de fuerza y dulzura. Anacrónica venía sufriendo la falta de oyentes como el resto, pero gracias a un potpurrí de Faith No More, Pearl Jam, Stone Temple Pilots y Rage Against The Machine, se acercaron decenas de personas.

Ya pagaron su derecho de piso

El último escenario temático del festival fue dedicado al género más popular de los tres: el reggae. La gran cantidad de público que hubo con las cuatro bandas principales lo confirmó. Pero nuevamente todo empezó con tres de las bandas ganadoras de los pre-Cosquín.

Píxel, de Villa María –Córdoba- con su rock/pop poco tuvo que ver con el estilo del sector; Kingston Jam & the Cabaret Kaya Club, de Río Cuarto –Córdoba- ya se acercaba más a lo que la gente fue a buscar con su fusión de ska-reggae-rock; El Corte, de Río Grande –Tierra Del Fuego- tuvieron lo suyo con su música festiva.

La fecha continuó con dos bandas cordobesas. En primer lugar, los originales La Pata de la Tuerta, quienes con su combinación de ritmos balcánicos, jamaiquinos y latinoamericanos, sorprendieron a más de uno. Dale Roska, en cambio, fue mucho más directo con su ska bien al frente. Adelantaron melodías de su disco “La vidriera”, en donde giran por sus cadencias conocidas.

Mil Astillas es una agrupación que busca nuevos sonidos y que los adapta de buena forma dentro de una base reggae. Además de tocar composiciones de su CD debut, fusionó de manera interesante Sweet Child O’Mine”, de Guns’n’Roses, y En el último trago”, de Andrés Calamaro.

Pasando a las bandas más populares, Dancing Mood, la orquesta liderada por Hugo Lobo, arrancó con los shows convocantes. La gente pasó de estar cómodamente sentada sobre el césped a danzar con el swing que entrega esta formidable agrupación. Como nunca antes, este escenario estaba atestado de espectadores que observaban con admiración a estos virtuosos.

Mientras Las Pelotas sonaban en el principal, el roots reggae de Riddim también recordaba a Alejandro Sokol en “Va a ser distinto”, canción que había grabado junto a ellos. Durante e

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *