RESEÑAS

Pop, lluvia y adelanto

Por  | 

La tarde – noche se dibujaba complicada a nivel convocatoria. La familia, esta vez, no se acercó masivamente al predio para arrasar con todo aquello que tenga precio y se pueda ingerir, y el factor climático ayudó en parte a que esto sucediera.

De todas formas, históricamente en este tipo de grilla pop/alternativa es donde las entradas se regalan en cada programa de radio que esté al aire y la que seguramente te llevás de obsequio si compras otras dos. Sin embargo, la fecha contaba con ciertos atractivos, entre ellos, la inusitada visita del ex Moldy Peaches, Adam Green, a la Argentina.

Sorpresivamente, y sin anuncio previo, la grilla horaria fue adelantada una hora, por lo que todo aquel que había pagado su entrada para ver a alguna banda específica y estaba llegando a último momento se encontró con el escenario desarmado y la opción de ver al que le seguía en la grilla o tomarse un jugo de agua y ajo. Divino.

La apertura del escenario principal estuvo a cargo de Victoria Mil y Adicta, quienes con sus cortas presentaciones de post punk, pop y electrónica le darían paso a esa música que suena a eterna adolescencia y que bien nos sabe regalar El Otro Yo.

La banda de los hermanos Aldanacentró su show en composiciones de sus últimos discos, aunque sin dejar de lado aquellos hits que los hicieron famosos durante los 90, como “No me importa morir”.

Mientras tanto, en el escenario de la marca de telefonía celular (y el segundo en importancia) sucedían cosas maravillosas.

Las chicas de No lo soporto y su pop-rock ya habían repasado parte de su última producción, “Avión”, dándole paso así al siempre simpático Leo García, quien nos endulzaría con sus bellas canciones, sin dejar de lado su clásico “Morrisey”, tema que lo catapultó a la fama, allá por el año 2000. Minutos después se despediría con “Reírme más”, dejando el escenario libre para lo que sería una de las mejores actuaciones en lo que va del festival.

Ante una escasa concurrencia, el estadounidense (y ex chico indie) Adam Green saldría a adueñarse de las tablas. “California” y “Be may man” serían sus primeras interpretaciones. Luego se presentaría en un español muy inglés como “Mi nombre es Pipou pescadour”, comentario que haría estallar en histeria a alguna que otra niña indie que se encontraba como espectadora.

Al igual que todas las bandas, este muchacho que llegó recomendado por los Babasónicosy no paró de bailar, saltar y contorsionarse durante todo su set, tuvo que cumplir con el estricto horario que estipulaba el festival; minutos después de interpretar el muy coreado “Morning after midnight concluyó su show arrojándose de cabeza al puñado de gente que se arrimó para contenerlo.

Luego llegaría el turno de Dantey todas sus rimas contagiosas ante la mirada atónita de gran parte del público, que ante la arenga del cantante para entonar algún que otro estribillo respondía tímidamente, más que nada por el total desconocimiento de esas canciones. 

Finalmente, el cierre del escenario principal estaría a cargo de las performances de Massacre y Babasónicos.

Wallasy compañía brindaron un show de solo cincuenta minutos que contó con algunas perlitas como para nombrar. Entre ellas, la interpretación de “Plan B: anhelo de satisfacción” sin la presencia de Fernando Ruiz Díaz, sumado a las excelentes “Minicubics” y “El probador”, temas que no suelen interpretar en sus vivos.

Si bien no defraudaron, lejos estuvieron de brindar uno de sus mejores shows. Un público que en su mayoría le era ajeno y una lista de solo trece temas hicieron eso posible.

Se despidieron con “La epidemia” y “Resurrección”, temas que cierran también su última producción, “El Mamut”.

El cierre de la jornada estuvo a cargo de los glamorosos de Lanús y su mochila de canciones con frases cortas, directas y de boliche. “Sin mi diablo” y “Pendejo” abrirían un show de aproximadamente ochenta minutos.

Como es habitual, repasaron temas de sus últimos discos con alguna que otra excepción, tal el caso de “Patinador sagrado” y “Playboy”, tema con el que junto a “Irresponsables” cerrarían la tercera jornada del festival.

Poca concurrencia y una grilla que se adelantó sin previo aviso formaron parte de las postales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *