RESEÑAS

En el medio de la calle 12

Por  | 

Era martes, la ciudad estaba ocupada y había quienes sólo querían llegar a su casa. Pero los afortunados lo sabían. Allí, bien en el medio de la concurrida calle 12 de La Plata, a las 19:15 puntual se presentaba La Bombería, un selecto grupo de entre 600 alumnos de la Escuela de percusión de La Bomba de Tiempo.

Se trataba de la reapertura de la sala de Teatro “Armando Discépolo”. Ya se sabe: personas de aspecto formal hablando de apadrinamientos y la prensa invitada inmortalizando el momento. Y como pasa en el universo, la escena se equilibró cuando comenzó a proyectarse en los cuerpos presentes el repique de Ariel Pozas. Dirigidos por Diego Sánchez, y con Nicolás Soares Netto en el tambor chico, Alejandro Larocca en guiro, Luciano Varela en campana y Gabriel Ostertag en maracas, Luciano Larocca y Gonzalo Rujelman en los djembe; Marcelo Stol y Horacio Toto Ciccone en surdos, aportaron lo que faltaba para movilizar el asfalto.

Partiendo de las indicaciones del director como disparador de cada pieza, los percusionistas, el lugar, el público, la acústica y el momento en sí mismo hicieron música en relación dialéctica, casi simbiótica, dando por resultado que el concierto se torne impredecible, determinado a partir de la interacción en tiempo real de los presentes.

Las bocinas desde autos polarizados interferían por detrás. Lo hacían a destiempo de la improvisación que desarrollaban los artistas. El público pareció no percibir el cemento, ni los chillidos, porque los tambores a ésa altura lograron que la cosa tiemble y fluya.

Tras el cierre de una presentación sin intervalos que incluyó una rítmica potente con improvisaciones vocales creadas por Sánchez, Luciano Larocca, uno de los responsables de la escuela y músico estable, dijo a EL ACOPLE: “Es la primera vez que tocamos de piso, porque siempre digo: el lugar es el instrumento. Y al estar rodeados de edificios, permitió que el sonido rebote y llegue al público. Esto en una plaza hubiese sido imposible”.

Para finalizar nos contó: “Hace tres semanas grabamos un DVD en vivo en el Konex. Fue una locura porque requirió de un equipo de 12 camarógrafos que tuvieron que aprender el significado de las señas que utilizamos para poder registrar el espectáculo como se hace en un partido de fútbol. Estimamos que esto estará listo para fin de año o principios del 2009”.

De ésta manera, el acto de reapertura continuó su programa, el público presente se predispuso a seguir su rumbo con aires de renovación, y la calle 12 volvió a su estado natural de importante circulación comercial. ¿Vieron que no era para tanto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *