RESEÑAS

El show de la guitarra

Por  | 

El Guitar show nació el 20 de diciembre de 2007, ante una necesidad de expresión de cuatro músicos de renombre en la escena, quiénes buscaban un espacio para divulgar su música. El ND Ateneo había sido el lugar que había acogido dicha cita. Tras el éxito de aquella reunión pensaron en una segunda función.

Arrancó algo frío

Pasadas las 21 hs comenzó el evento, que duraría algo más de tres horas. El inicio estuvo a cargo de los cuatro guitarristas interpretando Fiesta cervezal, de Pappo’s blues. Mizrahi, Roascio, Alfie y Telis zaparon a lo largo de ocho minutos, en donde cada uno tuvo tiempo para pelar y demostrar sus condiciones técnicas y de improvisación.

Estuvieron acompañados por el bajista Sergio Mayorano (integra la banda de Mizrahi) y el baterista Marcelo Roascio Goldar (toca junto a Roascio). Tanto el público como ellos no lograron entrar en calor a lo largo de esta canción. Dejaron las tablas sin que ninguno de los violeros se dirija a la masa. Las luces quedaron semi-apagadas, a la espera del primer set individual.

Diego Mizrahic ofreció un concierto muy similar al que realizó como invitado de Joe Satriani. Es decir, se notó su calidad instrumental, el buen sonido que logran, los correctos músicos que lo acompañan, su humor de siempre, sus dotes de profesor; sin embargo, la falta de escena le hace perder terreno y no llega a satisfacer y a emocionar como su status lo requiere.

“Boomerang”, su CD de 2007, continúa preponderando durante sus shows, ya que canciones como “Kiss my ass” e “Insomnio” son infaltables. La diferencia estuvo en la versión de “El pibe de los astilleros”, de Patricio Rey y Sus Redonditos De Ricota. La masa presente respondió cálidamente ante cada melodía ejecutada.

Escuchen a la pequeña El siguiente turno fue para Marcelo Roascio con su proyecto Roascio Rcm. Adelantaron algunas canciones de su próximo disco, que saldrá a fin de año, como “Minor dance” y “El momento en que estamos”. Marcelo es más conocido por ser pionero en editar libros con un audio de instrucción, que por su talento musical en sí. El jueves nos dejó ver parte de sus aptitudes.

Más allá de que los cuatro son buenos guitarritas, Carina Alfie está un escalón más arriba que el resto. Por algo es reconocida internacionalmente, y músicos de la talla de Steve Vai y Paul Gilbert la han elogiado. Durante su set se pudo apreciar su virtuosismo, pero lo que sorprendió fue su calidez y su buen gusto a la hora de los arreglos. No solo fue velocidad, sino mucha pasión también.

Estrenó una composición de su próximo disco, además de versionar un tema del sueco Yngwie Malmsteen. Estaba contenta por compartir escenario con estos músicos, a los cuales admira mucho. Carina es una mujer que no es valorada como se merece en nuestro país.

Un final a puro clásico

Daniel Telis comenzó su show con una gran versión de “Aurora”, para luego seguir interpretando canciones de su disco “Angkor” -2006-. Con una larga trayectoria (integró bandas clásicas de los ’80 como El Reloj y Kamikaze) logró hacerse un nombre dentro de la escena, por lo cual es respetado y admirado por una gran parte de los fanáticos de las seis cuerdas.

Esta nueva agrupación, llamada simplemente Daniel Telis Project, gira por varios géneros (rock, blues, metal), aunque la música pesada es su punto de partida hacia otros estilos. Fue el músico con más llegada a la gente. Su hijo Matías (guitarra) y Maximiliano Espada (bajo) ayudaron a esta buena relación con el público. Al igual que los violeros anteriores, el audio estuvo de su lado.

Ya cuando el ambiente era otro, regresaron los cuatro para despedirse con la base del tema “Purple haze”, de Jimmy Hendrix, en el que zaparon como loco e incluyeron riffs populares como “Black in black”, de AC-DC; “Heartbreaker”, de Led Zepellin, y “Cowboys from hell”, de Pantera, entre otros. Roascio habló en representación de todos y deseó un futuro reencuentro el año que viene. Esperemos que así sea. El cierre definitivo fue con “While my guitar gently weeps”, de The Beatles, un himno compuesto por George Harrison.

La gran mayoría de los admiradores/colegas de este género tan particular prefieren verse representados en un músico extranjero porque, según ellos, “los de allá” poseen mayor técnica, creatividad y demás características. Es por eso que los guitarristas argentinos deben luchar ante este concepto y sobreponerse a través de mucho empeño. Con el “Guitar show” tratarán de captar la atención de aquellos que los subestiman.

Redacción ElAcople.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *