RESEÑAS

A tocar con los Tiros

Por  | 

Jueves de agosto. Frío, de luna prominente y oscuridad brillante. Toca Once Tiros en Flores y parece ser un muy buen plan para anticiparse al comienzo del fin de semana para unas 400 personas, entre conocidos, desconocidos y curiosos.

La apertura estuvo a cargo de los chicos de Emboscados , agrupación formada hacia principios del 2004 y con un crecimiento que ya incluye tres discos y una notable mejoría en su performance en directo. Recomendable para aquellos que gusten de las bandas en ascenso de rock con tintes de ska. Luego sería turno del plato fuerte de la noche: Once Tiros.

Para los que no estaban al tanto de su existencia, hay que saber, en principio, que es una banda que cuenta con tres discos en su haber: “Parvadomus” (2002), “Glamour & violencia” (2004) y “Momento extraño” (2007). Se van a encontrar con una mixtura de ska, reggae, punk y poesía variada o, como ellos mismos dicen en “Cromosomos”, con “canciones que no se hacen en ningún fogón”.

El show comenzó pasadas las 22 hs. y se extendió poco más de una hora y media, tiempo suficiente para repasar composiciones de sus tres discos, destacándose temas clásicos como “Lacanao”, “Drogado” y “Que no decaiga”.

El vivo es lo que mejor les sienta. Ahí es donde contagian con mayor facilidad la alegría, el saltito corto y el abrazo entre amigos y desconocidos. El sonido es prolijo y trabajado, donde Lucas Lessa (trompeta) pareciera guiar el viaje sonoro, aunque sin opacar al resto de sus compañeros: Bruno Andreu (guitarra), Ignacio Piñeyro (saxo), Juan Lerena (bajo), Martin Maristan (batería), Pablo Silvera (voz) y Santiago Bolognini (guitarra).

Once Tiros es un muy buen plan, tanto para un jueves como para cualquier otro día de la semana. Dibujan sonrisas y principalmente inyectan una sobredosis de ska de principio a fin.

Hay algunos estudiosos de la videncia que dicen que mediante el contagio de alegría que genera el baile y el saltito cortito, el ska salvará al mundo. Nada mejor entonces que sumarse a las filas de este ritmo festivo y ser cómplice de esa salvación. Once Tiros, sin lugar a dudas, es un muy buen representante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *