RESEÑAS

Inaudito pero lógico: Massacre llegó a Obras

Por  | 

“Inaudito por un lado pero lógico por el otro”. Esas fueron las palabras de un WALAS emocionado refiriéndose a este primer Obras.

Es cierto. Por un lado es inaudito que una banda que hace mucho tiempo es considerada “de culto”, tarde 20 años en hacer su primer Obras. Aunque, por otro lado, es lógico, porque más allá de merecerlo, lo esquivaba.

La razón de este desembarco en el templo del rock la podemos encontrar en un acercamiento real al mainstream, que significó el envión final para lanzar un disco que, además de disponer de muy buenas composiciones, fue grabado con una calidad superior y difundido con un sistema que no falla y atrae inmediatamente a nuevos fanáticos.

Y de esto pueden dar fe casi todas las bandas que últimamente hicieron su primer Obras. Pero con MASSACRE es distinto; es indiscutible su merecimiento.

MASSACRE en el planeta tierra

El show estuvo más allá de lo acorde a las circunstancias. La puesta de luces fue un elemento determinante para que cada tema gozara del clima que merecía mientras que la pantalla gigante que se encontraba detrás del escenario proyectaba imágenes que acompañaban muy bien cada composición.

Abrieron con “La octava maravilla” y durante casi tres horas interpretaron temas de casi todos sus discos, con un fuerte y obvio énfasis en su última producción, del que solamente faltó “Estamos en problemas”.

Estuvieron presentes los grandes clásicos de la banda como “Nuevo día”, “Try to hide” y “From your lips”. También hubo momento para que el TORDO desplegara todo su virtuosismo con su guitarra logrando en “La orquídea blanca” una ovación general.

La presentación también significó el retorno de FICO a la banda luego del terrible accidente ocurrido el 26 de enero de este año. Muy emocionado, agradeció todo el apoyo brindado desde el accidente, marcando así uno de los picos más emotivos de la noche.

Otro de los puntos altos fue la interpretación de grandes temas como “1984”, “Cuasidelictual”, “Mi mami no lo hará” y “El espejo”, así como “Sofía, la súper vedette”, “Seguro es por mi culpa” y “Angélica”. Y todo esto interpretado por uno de los mejores frontman del país, que, como siempre, estuvo locuaz durante toda la noche.

Para el final dejaron la excelente versión de “Some day never comes”, tema de CREEDENCE CLEARWATER REVIVAL grabado en el disco “Galería desesperanza” (1994)y reeditado en el 2006. A este clásico le siguió “Plan B: Anhelo de satisfacción”, con FERNANDO RUIZ DIAZ como invitado cantando y gritando sobre el escenario.

Para los bises eligieron el esperado “Armas”, “Diferentes maneras” y “You really got me”, tema de THE KINKS con el que se despidieron.

Así finalizó MASSACRE su primer Obras. Más de treinta composiciones con una puesta de escena trabajada y un sonido que tuvo escasas complicaciones ante un estadio colmado. Ya es noticia: La última gran banda del under argentino finalmente llegó al templo del rock. Inaudito, pero lógico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *