RESEÑAS

Quedaron en deuda

Por  | 

Luego de sus conciertos del 15 y 16 de junio de 2005 en el ND Ateneo, RICHIE KOTZEN había obtenido muchos nuevos fans por estos lares. Es por eso que esta tercera visita era más que esperada. Más allá de estar acompañado de otros músicos (sucedió lo mismo en los anteriores shows), la diferencia principal era la presencia de otro ex MR.BIG: ERIC MARTIN. Algunos creían que MARTIN iba a ser parte de la banda de KOTZEN, pero se darían cuenta luego que no estaban en lo cierto. Cada uno tocaría por su lado y mostrarían sus condiciones de forma individual.

Con mucha dignidad

Debido al retraso que se produjo con la apertura de puertas, se formó una fila de más de una cuadra. A causa de ello, mucha gente se perdió la oportunidad de observar al grupo invitado, VODKKA, ya que estos comenzaron a tocar minutos después de que el público ingresase al local. El pedido de documentos demoraba bastante el fluido acceso de los asistentes.

De VODKKA podemos decir que al frente de la banda se encuentra una mujer, y que su estilo es bien definido (hard rock con algunas influencias heavy’s, power’s y glam’s). La gente los respetó y los escucho con atención; sin embargo, no se movieron en ningún momento. Apenas hubo algunos aplausos durante el cover de DORO. Su vocalista JULIETA BARREYRO reconoció estar nerviosa, ya que para la banda esta fecha era muy importante. Vale mencionar que sonaron ajustados y que tienen crédito para el futuro.

Faltó para el aprobado

El ex cantante de MR. BIG, ERIC MARTIN, subió a escena acompañado de músicos locales. Como era de esperar, las canciones de su etapa solista fueron recibidas muy fríamente, ya que eran prácticamente desconocidas para la gran mayoría. Solo las melodías de MR. BIG causaron furor. ”Voodoo kiss”, ”Temperamental” y ”Colorado bulldog” lograron levantar al publico.

Los músicos argentinos cumplieron de muy buena manera su papel. A pesar de ser invitados y de estar solo algunos días con ERIC, consiguieron conectarse arriba de las tablas. A mi entender, MARTIN debió mostrarse más enérgico y con una actitud más avasalladora para poder lograr que sus temas solistas generen algo similar a los de MR. BIG.

¡Cómo tocó, viste!

RICHIE KOTZEN apareció sin ninguna introducción previa y dispuesto a tocar. La melodía que le da título a su último disco –”Go faster”-, dio por iniciado el concierto. Al igual que en sus visitas anteriores, vino acompañado por otros dos nuevos músicos. A diferencia de la banda del 2005, aquí se destacó él por sobre el resto, sin darles lugar a los demás. Continuaron con ”Losin’ my mind” y ”Love devine”.

El hombre en cuestión sacó relucir todos sus dotes de virtuosismo a lo largo del set. Prácticamente todas las canciones tuvieron esa cuota, que por cansancio o por otras cuestiones lo había dejado de lado en sus últimas giras. ”Faith”, ”So cold” y ” Doing what the devil said to do”, son solo algunos ejemplos. El ”Olé, olé, olé, RICHIE…” se hacía sentir fuerte por momentos.

Hay que destacar que KOTZEN posee una formidable voz, que lo hace sobresalir del resto de los ‘guitars heroes’. Su voz se pudo apreciar en todo su esplendor en una balada como ”Remember”. Sonaron de manera óptima y precisa. Sus músicos, más allá de no destacarse, cumplieron de gran manera su trabajo de partenaire. ”Fooled again” y ”I’m losing you”, dos que se agregaron a la lista.

Poco pero satisfactorio

Después de un pequeño break llegó el momento esperado de la noche: la unión entre KOTZEN y MARTIN.

Interpretaron la canción ”30 days in a hole”, incluida en el primer disco de MR. BiG (1989). Existió una buena química entre ambos, y con la ayuda de un público enfervorizado, todo encajó de la mejor manera. La gente quedó con ganas de más. Se despidió a las 0:20hs con el clásico que compuso en su breve paso por POISON: ”Stand”. Aquí las voces de sus fans se escucharon más que nunca.

El producto final no dejó conforme a una gran parte del público presente, especialmente porque querían ver a KOTZEN más en acción (tocó poco más de 80’). Otros tantos se quejaron por la extensión de las zapadas, en donde RICHIE se destacó con su instrumento mucho más que en las visitas anteriores. También hubo críticas por la presencia de ERIC MARTIN, ya que ocupó el espacio de KOTZEN, que lo hubiera hecho tocar por más tiempo, o al menos reclamaron que hayan estado juntos más en escena. Que haya terminado pasada la medianoche, también causó malestar. En definitiva, no fue la mejor de las fechas. No fue opaca como la primera visita, ni brilló como en la segunda, pero en esta tercera RICHIE no dio lo que se esperaba.

Redacción ElAcople.com

4 Comments

  1. flor

    2 agosto, 2009 en 00:00

    Malisimoo!

  2. saltador

    1 enero, 2001 en 00:00

    que embole…

  3. freak

    1 enero, 2001 en 00:00

    los musicos virtuosos son gays, aguante el grindcore

  4. Bravo de La Pampa

    1 enero, 2001 en 00:00

    TAL SE QUEJO POR ESTO Y TAL POR LO OTRO Y ESTE OTRO POR AQUELLO Y A MI QUE MIERDA ME IMPORTAN LOS FANS PELOTUDOS QUE SOLO SABEN HACERSE LA PAJA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *