RESEÑAS

Quilmes Rock – Día 1 – Y un día volvieron

Por  | 

Al que madruga dios lo ayuda. A veces…

Veinte minutos antes de lo anunciado, y con cuatro cuadras de cola de gente -entre la misma mucha que únicamente estaba interesada solamente en BAD RELIGION -, la banda que supo incluir melodías dentro del punk rock hace 27 años, salió a escena, generando algunas corridas desesperadas por entrar mientras sonaban los primeros acordes de ”American Jesus”.

Poco más de una hora les alcanzó perfectamente a los californianos para dejar satisfechos a todos aquellos que pudieron ingresar al show. Demostraron que son gente que la tiene muy clara en lo que hacen, e hicieron emocionar a unos cuantos. Pasearon por grandes momentos de su carrera, y a lo largo de 22 canciones se pudo disfrutar de viejos clásicos, entre ellos “Sanity”, “No Control”, “Epiphany”, “21st Century Digital Boy”, “Infected”, “Los Angeles Is Burning”, “Suffer” y “Recipe For Hate”, entre otras, además del nuevo ”Heroes and Martyrs”.

Se los vio compactos en escena, y aunque el sonido se perdía un poco en el aire y las guitarras por momentos escaseaban de volumen, convirtieron al momento en algo memorable para todos los ahí presentes, incluso cuando GREG (cantante) bromeó haciéndose pasar por STEVEN TYLER, desfilando por la pasarela del escenario, mientras la banda parodiaba ”Walk this way”.

La pared arrolladora de guitarras que conforman GREG HETSON (quien supo pasar por CIRCLE JERKS) y BRIAN BAKER (de MINOR THREAT y DAG NASTY), son el causante del sonido marca registrada de la banda, junto a JAY BENTLEY en bajo y BROOKS WACKERMAN en batería. El combo sigue sonando fresco y actual, y es una influencia innegable en miles de bandas a lo largo del planeta.

Esa tarde que te vi

A la hora señalada y con un estadio que lentamente iba poblando sus espacios, arrancó el set ATTAQUE 77, con lo que fue una buena lección de punk sobre “como meter 19 temas en 1 hora” (y no morir en el intento, claro).

Sonido: potente. Los temas: una lista imparable y ‘protestona’ que mezclaba clásicos de ayer, hoy y siempre, como “El cielo puede esperar” y “Chicos y perros”, con las más recientes “Antihumano”, “Sexismo” y su último corte, “Buenos Aires en llamas”. El público: bastante más tranquilo de lo usual para un show de esta calaña (el porcentaje de pogo pareció ser proporcional a la edad promedio de los espectadores, que superaba ampliamente la enérgica adolescencia).

Y cuando el reloj no marcaba aún las 20 horas, suena en escena la siempre vigente “Donde las águilas se atreven” y el telón se cierra para esta banda, que ahora continúa presentando “Karmagedon” por todo el país.

No es Hawai, es Buenos Aires

Un corte y una quebrada hacen que los espectadores se acerquen al puesto de bebidas más cercano para recuperar energías. Algo bueno estaba por venir. Se sentía en el ambiente.

Y ahí nomás, bien entradas las 8 de la noche, se vinieron como una ola, LAS PELOTAS, esa especie de mar que te inunda con sus inquietantes letras y vibrantes armonías. Dispuestos a barrenar, los miles de espectadores que se metieron al agua esa noche fresca de jueves, le pusieron el color, calor y olor indicados para una show inmejorable.

Energía al mango desde la boca de SOKOL y las manos de DAFFUNCHIO, al mando de una gran orquesta, hacen despegar del piso a la masa cuando suenan las potentes “Día Feliz”, “Shine”, y “Bombachitas rosas”.

Tampoco se privan de mostrar a lo grande temas del recién lanzado disco como “Siento”, “Ya no estás”, ”Como un Buey” y “Basta”.

Casi una hora de show y el final se avecinaba. “Esperando el milagro”, “Capitán América” y ”Hawai” fueron elegidas para el cierre de lo que fue un pasar contundente de esta banda, con un sonido impecable y derroche de carisma a lo largo y ancho del escenario.

Miro… escucho

¿Y escucho qué? Es CATUPECU MACHU que larga su función de algo más de 12 temas cuando las estrellas ya empezaron a posarse sobre el oscuro cielo. Con las manos amigas de ZETA BOSIO en el bajo y ESTEBAN “Pichu” SERNIOTTI de CABEZONES aportando su guitarra, la banda interrumpe el silencio con “Oxido en el aire” y recorre “Secretos Pasadizos”, hasta encontrarse con “Magia veneno”.

FERNANDO RUIZ DÍAZ parece estar demasiado concentrado en lo suyo como para dirigirse al público. Y se siente. El show atrapa poco y, asombrosamente, parece corto de energía. En eso, se produce un momento tan emotivo que roza el golpe bajo, cuando en las pantallas ubicadas a los costados del escenario, se intercalan imágenes de lo que estaba aconteciendo, CON GABY RUIZ DÍAZ tocando su bajo sobre las tablas, algunos años atrás. Con las ajenas “Plan B” y “Persiana Americana” y la obligada “Dale”, cierran su corto paso por este festival, en lo que fue una performance con mucho ruido y pocas nueces.

Aplaname que me gusta

DIVIDIDOS, la última banda de la jornada, se hacía esperar. Mientras, arriba del escenario se ultimaban detalles, y abajo se agitaba por que la cosa arrancara.
Antes que el grupo se presentara, se los vio juntos, en un costado del escenario, abrazándose en ronda como si fuesen un equipo de fútbol en plena arenga anterior al desafío.

Finalmente salieron y arrancaron el show con ”Sucio y desprolijo”, de PAPPO. Una sorpresa. Hay quienes señalan que esta banda no sorprende; pareciera, más bien, que sí lo hace, sólo que en una medida austera. Seguramente, los que van con frecuencia a sus recitales darán fe de esto.

El primer tramo del recital fue contundente: después de esa primera canción, siguieron ”Elefantes en Europa”, “Casi estatua” y ”Salir a asustar”, una atrás de la otra, sin respiro.

Alguien le revoleó una pelota a MOLLO, que sonrió y dijo entender la señal que le mandaron… Luego llegaría un poco de calma, con ”Vida de topos”, que fue dedicada a los soñadores, y ”Spaghetti del rock”, otra sorpresa.

A más de uno le sorprendió el vestuario de los líderes del grupo; ARNEDO, con su clásica remera rayada, parecía uno de los VILLANOS, según dijo un pibe del público; MOLLO, con una campera sin mangas, de un rojo furioso, desplegó un glamour propio de una pasarela de desfile de moda.

Antes de hacer ”Voodoo Child”, MOLLO mostró que tocaría con una guitarra para zurdos, haciendo la Gran HENDRIX, pero al revés. Dijo que, así, cumpliría el sueño del pibe, y que seguramente lo haría de modo desastroso. Se equivocó.

El final del concierto, como era de esperarse, fue al palo, con canciones como ”Azulejo”, “Paraguay”, “El 38” y ”Ala delta”.

DIVIDIDOS ofreció un show impecable, una vez más. Y demostró por qué es la aplanadora del rock.

Divididos, Las Pelotas

Entonces faltaba poquito para que el final nos devuelva a las calles. Entonces faltaba poco y MOLLO miró a ARNEDO, se miraron, se amagó un riff que todos reconocieron (el de ”Nextweek”), y todos, entonces, supimos. Entró PETTINATO, tan de naranja. Entraron SOKOL, DAFFUNCHIO. Faltaba el enano súper héroe, el tal TROGLIO, el de los reggaes más reggaes de Argentina. Apareció, de pollera escocesa.

El riff ya no era amague, era ”Crua Chan”. Ya saben: se llamaban SUMO, fueron (son) la banda más grande del rock nacional. Se separaron un día de diciembre, mil nueve ochenta y pico, cuando se quedaron sin su líder, el alcohólico poeta cantor gritador italiano o escocés o argentino.

Luego fue ”Divididos por la felicidad”, y finalmente fue ”Debede”. Algunos habrán llorado. Ahí mismo, de emoción, o en sus casas o al otro día, porque, o bien se fueron antes (inexplicable… ¿dónde va la gente?) o no fueron. ,La primera fecha del festival estuvo marcada a fuego por la esperada fusión de DIVIDIDOS y LAS PELOTAS quienes además de brindar potentes shows deleitaron a los presentes con tres temas de SUMO. BAD RELIGION en un horario insólito ATTAQUE 77 y CATUPECU MACHU también fueron de la partida”

21 Comments

  1. pedropicapiedras

    1 enero, 2001 en 00:00

    Posta que para los redactores la banda mas grande del Rock Nacional es SUMO??? Bueno, me olvidaba que el tal Solari es Uruguayo y la banda del otro pibito, ¿¿Cerati se llama?? debe ser Colombiana. Igualmente aplaudo esta limada de asperezas entre Divididos y Las Pelotas para volver a Rockear Juntos.

  2. Flaco

    1 enero, 2001 en 00:00

    A mi el rejunte me gustó mas que nada por Superman, el ex Sumo más olvidado, se lo notaba nervioso pero se la re bancó y queria seguir tocando, amagó con el Ojo Blindado hasta que Molleja le bajó el pulgar, tomó su mochilita y se fue.

  3. Andio Vai

    1 enero, 2001 en 00:00

    Si los redondos fueron la mejor banda del rock nacional, estamos en serios problemas

  4. AClosedDoor

    1 enero, 2001 en 00:00

    Una falta de respeto lo que hicieron con Bad Religion, una banda de trayectoria y respeto a nivel mundial.

  5. AClosedDoor

    1 enero, 2001 en 00:00

    Me refiero a la organización y el horario que le dieron

  6. Satan Marsh

    1 enero, 2001 en 00:00

    Bue, son gustos, a algunos les puede parecer Sumo, a otros nos puede parecer los Redondos, creo que estan lejos varios escalones arriba de cualquier otra. mis saludos!

  7. anibal

    1 enero, 2001 en 00:00

    lo de sumo era muy previsible, lo habian hecho muy obvio, ya desde que tocaron en mendoza hasta el mismo jueves que salio la nota de las pelotas en el no se veia venir! buhhh a catupecu! malditos hipocritas!

  8. pelos

    1 enero, 2001 en 00:00

    se reunio sumo? anda a cagar, todo bien, pero sin luca no hay sumo.

  9. agosto

    1 enero, 2001 en 00:00

    Yo fui y la pasé muy bien. Me puso muy contento la reunión, pero me Sumo a los ortivas que decimos que la vuelta de Sumo no existe, ni va a existir jamás. Para Mí Sumo se murió con Luca.

  10. NiKki SiXx

    1 enero, 2001 en 00:00

    No es de ortiva, es una verdad inapelable. Asi como Zeppelin murió con el Bonzo.

  11. Flaco

    1 enero, 2001 en 00:00

    Como The Who con Keith Moon y Los Caballeros con Garfield.

  12. Albert Hoffman

    1 enero, 2001 en 00:00

    Coincido acá con el amigo Rafael Porongor, sin Luquita no hay Sumo. Y otra cosa más, Mollo-lino por favor chupamela!

  13. luichina

    1 enero, 2001 en 00:00

    Por supuesto que no fue SUMO sin Luca, pero fue un momento muy grato -creo yo- para la mayoria de los que estabamos presentes… salvo para algunos niños q supongo q x su edad no tendrian idea de la banda q se perdieron de conocer

  14. bebe

    1 enero, 2001 en 00:00

    Que Bad Religion haya tocado antes que Attaque 77, es como si trajeran a The Rolling Stones y los pongan antes de La 25.

  15. master

    1 enero, 2001 en 00:00

    jajajaj los de bad Religion es verdad , y lo de la mejor banda nacional no terminariamos nunca de discutirlo pero dejo mi voto a sumo muy por encima de los redondos

  16. armandomacoña

    1 enero, 2001 en 00:00

    la mejor banda fue y sera la del gordo cacero

  17. pedropicapiedras

    1 enero, 2001 en 00:00

    No es la Mejor Banda sino la Mas Grande, por eso puse lo que puse, para mi la mejor banda es la mia porque es la que mas me gusta. Es imposible discutir si una banda es mejor que otra, sobre todo si son dos bandas tan buenas como Sumo y los Redondos. Eso si, podemos decir que cualquier cosa es mejor que la 25. Gracias

  18. Drsaturno

    1 enero, 2001 en 00:00

    Jajajaj acertadismo el comentario de bebe, estoy de acuerdo. Por otro lado lo de Sumo estuvo genial, yo flashie y fue uno de los momentos cumbres de mi vida musical. Superman Troglio es injustamente olvidado por el ambiente rockero local.

  19. satan marsh

    1 enero, 2001 en 00:00

    EL DISCO NUEVO DE LA ZURDA ES UNA TERRIBLE CAGADA, NO PUEDO CREER QUE TARDARON 4 AÑOS PARA SACAR ESTA GAROMPA, ESTOY DESTRUIDO!!!!!

  20. tulis

    1 enero, 2001 en 00:00

    SOKOL ES LO MAS!!!!!!!!

  21. tulis

    1 enero, 2001 en 00:00

    SOKOL ES LO MAS!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *