PELÍCULAS

Una de chinos voladores

Por  | 

Durante el 2001, aprovechando el mundial Corea-Japón, STEPHEN CHOW realiza “Shaolin Soccer”, película perfecta para cines argentinos. Cóctel de fútbol y artes marciales con elementos de íconos populares juveniles como “Matrix” o la serie de dibujos animados “Los Campeones”, aquella en la que los jugadores se paraban arriba del travesaño y corrían estadios interminables.
“Shaolin Soccer” narra nada menos que la historia de un grupo de tipos sin empleo que después de matarse estudiando no tienen lugar en la sociedad para insertarse laboralmente y darle utilidad a su aprendizaje (¿en qué otro país abundan tipos con ese problema?). Oportunista, efectiva y técnicamente apabullante, nada, ni siquiera el éxito internacional, le alcanzó para superar la con-fusión de los distribuidores locales que decidieron no estrenarla en pantalla grande en nuestro país.

Tras ese éxito internacional de “Shaolin Soccer”, llega en invierno ”Kung-Fusion” a nuestras salas. Imaginativa, divertida y capaz de deslumbrar visualmente, con elementos que nos pueden hacer creer que por momentos estamos viendo “El milagro de P Tinto”, “El Correcaminos” o alguna película de JACKIE CHAN. Efectiva como espectáculo, aunque no tan atractiva como “Shaolin Soccer”.
¿Por qué? Bueno, ésta es principalmente una parodia del género de artes marciales y de gangsters orientales (Yakuzas en Japón, Tríadas en China) y este tipo de parodias abundan en Oriente -el ya de culto TAKASHI MIIKE y su infinita filmografía es un claro exponente de este tipo de relación con el género-, y también no faltan en Occidente (hace no mucho hasta se estrenó en video una de parecido nombre: “Kung Pow – El maestro de la Kung-Fusión”, del también guionista, actor, y director STEVE OEDEKERK, ¡a no con-fundir!).

Por lo tanto CHOW, elige aquí recorrer un camino más transitado, con menos tela para cortar, y así es que le resulta más difícil sorprendernos. Sin la euforia futbolera contagiosa de la otra, capaz de convertir al espectador en barrabrava y con un humor más infantil, y a la vez menos zarpado y escatológico. El atractivo de Kung-fusión radica en sus ganas de llevar el humor slapstik y los enfrentamientos de artes marciales al extremo.
Esta es otra de chinos voladores, pero en esta los chinos vuelan más alto que en cualquier otra. Los personajes son manipulados como si fuesen héroes del manga o dibujos de los “Looney Toones”. Con efectos digitales sorprendentes, nada envidiables a los de Hollywood, capaces de convertir los cuerpos de los actores en juguetes articulados a las manos de CHOW y el prestigioso coreógrafo YUEN WOO-PING (“Kill Bill”, “El tigre y el Dragón”.). Y todo, como pasa en gran cantidad de cine oriental, condimentado con algún segmento musical.

No apta para espectadores forros y xenofóbicos que permiten que vuelen y tiren bolas de fuego ”Los 4 fantásticos”, pero no permiten que lo hagan monjes con trenzas. Si uno se deja llevar y supera la incredulidad, puede disfrutar de un producto distinto a lo que se acostumbra a ver en las pantallas locales y colaborar con su entrada a que estrenen más títulos de genero asiáticos, como esa maravilla que es “Shaolin Soccer”. Titulo original: Gong Fu Origen: China / Hong Kong Año: 2004 Duración: 99´ Dirección: Stephen Chow Intérpretes: Stephen Chow, Kwok Kuen Chan, Wah Yuen, Qiu Yuen, Siu Lung Leung

4 Comments

  1. obras

    1 enero, 2001 en 00:00

    Buenísima película!

  2. eternauta

    1 enero, 2001 en 00:00

    Buenisimo comentario!

  3. Gran Lady

    1 enero, 2001 en 00:00

    No apta para espectadores forros y xenofóbicos que permiten que vuelen y tiren bolas de fuego ”Los 4 fantásticos”, pero no permiten que lo hagan monjes con trenzas. jajaja.. Con este comentario, me convenciste, Juan!!

  4. freakoide

    1 enero, 2001 en 00:00

    me imagino la paciencia que tuvo el chaboncito al hacer la nota, al momento de poner los nombres de los artistas, jaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *