RESEÑAS

A la Manera de MASSACRE

Por  | 

Diez menos veinte de la noche. Sin el líder en escena, el resto de la banda nos da la bienvenida a nosotros, un grupo de conflictuaditos expectantes por el flamante disco de la banda. Sí, es un disco en vivo, pero en La Trastienda se respira ese nosequé que confirma que cualquier excusa es buena para ver a MASSACRE en acción.

“Hola, somos los MASSACRE. Un beso” dispara WALLAS quien de paso presuroso y con una capucha que esconde el abandono de su habitual melena, arremete con “Nuevo día”. Y es fascinante como en el primer tema de la banda se engloban las cosas más características del grupo. La contundencia, la prolijidad, la expresividad en el rostro del cantante, sus caminatas en círculo, su manito en la cintura y el micrófono pendiendo por detrás de su cuello cual bufanda. Si alguien ve en vivo a esta banda sabe que esos gestos no se olvidan con facilidad así como tampoco ese modo de referirse a su público. El “mi amor”, el “un beso” son marcas registradas de WALLAS y echar mano a ellas en un recital de rock sería caer en la peligrosa imitación.

“Bueno ¿a ver que te parece esta? Se llama “Querida Eugenia”. Sexto tema y veinte minutos de show. La prisa con la que se mueve la banda por entre la lista sorprende y más aún ese poderío incondicional. Si bien no hay una homogeneidad en el recibimiento de los temas –“Sofía, la súper vedette” y “El espejo”– despiertan cositas en los fans que otras canciones parecen no despertar, el show no decae en ningún momento y la banda en actitud se saca un “muy bien 10”.

Y sería injusto no hablar de todo lo que rodeó a la banda en este disco, ya que WALLAS insistió bastante en esta cuestión. A lo largo de las casi dos horas que duró el show, los agradecimientos sonaron entre tema y tema y nadie se quedó afuera. La gente que hizo las fotos, el clip del primer corte –“Te leo al revés”-, la representante, los que hicieron la puesta en escena y algún otro. Parados delante de unos dibujos bastante abstractos y rodeados de unos “juguetes para olvidar”, la banda se vio constantemente rodeada de luces rojas y blancas en un clima austero pero logrado.

El viernes y el domingo, el grupo siguió presentado “el proyecto que queda para la historia del universo”. Así definió el cantante al flamante “Diferentes Maneras”, retrato de un show de este grupo.

Y decir que MASSACRE es una de las bandas más lindas del país generaría el recelo o la molestia de mucha gente que confunde masividad con calidad. MASSACRE no es una banda ni de multitudes ni de histeria. El “de culto” es el rótulo que mejor les cae. Ellos parecen sentirse cómodos en esa posición de no complacer al paladar común y esa convicción los vuelve una banda sencillamente encantadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *