RESEÑAS

BABASONICOS… Y qué?

Por  | 

Noche de jueves, uno de los primeros fresquísimos jueves en lo que va del año, por no decir el más frío. Relojes que marcaban las 20 y una Avenida Libertador cargada de ruido, de caras cansadas que ansiaban la llegada a casa y rostros algo más relajados que se iban enfilando en búsqueda de un poco de satisfacción.

La zona estaba tensa, se esperaba movimiento de mucha gente y se temían disturbios, se notaba: “No, hoy no podemos vender nada de alcohol”. Esa noche había BABASONICOS y había River de local. Y claro, rock y fútbol, dos pasiones que siempre son, o parecieran ser, las culpables de todo el mal de la Argentina. Obvio. Pero nada de eso pasó.

El estadio recibía al público muy de a poco. Recién a las 21:10 arrancaba L. CAMORRA. El telonero de la fecha hizo lo suyo frente al escaso público de un predio que nunca alcanzó a llenarse por completo.

Durante casi una hora fueron de la mano de la espera de los protagonistas de la noche. Sonaron, entre otro temas, ”Otro vicio”, “Gira de momias”, “Loultimodelomoderno” (sic), “Millonario” y “Exclusivo”. Es destacable el buen sonido que mantuvieron, ante oídos, por lo menos, respetuosos.

Negro sobre negro

Todavía con mucho espacio libre entre la gente, el momento había llegado: detrás del oscuro telón, una melodía oficiaba de intro. Y a las 22:05, daba paso a BABASONICOS que, negrísimos y enérgicos, largaban con las contundentes ”Once”, “Soy rock”, “Seis vírgenes descalzas” y ”Sin mi diablo”. Así, sin pausa y entre juegos de luces blancas.

´ El color apareció con el primer “Buenas noches, bienvenidos” del glamoroso ADRIAN DARGELOS, enfundado en camisa con lentejuelas, pantalones ajustados, botas y capa, todo del tono mismo de la oscuridad.

Desfilando de a uno, primero el rojo, después el verde, el amarillo, el lila, fueron pintando ”Estertor”, “Curtis”, “Y qué?”, “Fan de Scorpions”, “Suturno”, “Putita” y ”Fizz”.

Blanco sobre negro

Los temas iban pasando tan rápido como los minutos. Después de ”Rubí” y luego de un amague con los primeros acordes de ”El Loco”, fue DIEGO DARGELOS quien tomó el mando en la voz con ”Casualidad”.

Mientras, su hermano ADRIAN le decía adiós a la capa y retomaba su lugar con sombrero estilo cowboy y larga estola hasta el piso. Siempre dentro del glamour de sus movimientos, fue el único del sexteto que con estos accesorios blancos cortó la monocromática puesta, ahí arriba, desde su pequeña tarima personal, de la que se bajó sólo un par de veces para cantar a un lado y otro del escenario.

La energía volvió a subir de manera notable cuando llegó ”Irresponsables”, que fue seguido por ”La fox”, “El Médium”, “Los calientes”, “Gratis” y ”El Ringo”.

El tercer y anteúltimo “Gracias” del jamás verborrágico músico cortaba la seguidilla para terminar con ”Pistero”, “Pendejo” y ”Risa”.

Quince minutos de corte y los acertados bises que trajeron ”La puntita” y ”Egocripta”. La puesta terminó con lo que fue el momento más alto de la noche, logrado por ”Deléctrico”, a las 23:20 casi exactas.

Suban el volumen… y déjennos escucharlo

Fue un buen show. Como dije al principio, babasónicamente esperable, sí. Más allá de algunos (bastantes, en realidad) problemas con acoples de instrumentos y ruidos extraños de fondo, la banda rindió bien el examen una vez más.
Criticable, a título personal, por la falta de conexión de la banda con quienes pagan por ir a verlos. Pero es la manera que eligen para brindarse a su gente. Y es la que gusta.

Los presentes se fueron con un sabor de show correcto y conciso. En poco menos de noventa minutos, veintiséis melodías se sumaron a los recitales que tímidamente van volviendo a Buenos Aires.

El rock está subiendo el volumen de a poco. Hay ganas, muchas. Hay fechas confirmadas, cada vez más. Pero también hay, tengo que decirlo, descontento y bronca. Los lugares son cada vez menos y las entradas, cada vez más caras. No nos priven de elegir, de vivir y disfrutar de estos (nuestros) “puñados de satisfacción”. ¿Será mucho pedir? Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *