RESEÑAS

Un mundo de sensaciones

Por  | 

¿Cómo se explica la ansiedad previa a un show? ¿Y la sensación que se vive ante la apertura de un telón? Son imposible reproducir los silbidos, gritos y onomatopeyas que acompañan a “Crua Chan” de SUMO, tema con el que DIVIDIDOS rompe la espera cuando son las diez y cuarto de la noche.

Rodeados de equipos, vemos a un sonriente RICARDO MOLLO capaz de despertar todo tipo de festejos cuando lleva las cuerdas de la guitarra a su boca y también cuando le exprime toda clase de sonidos con una zapatillita y una botella de agua. A un DIEGO ARNEDO que cosecha aplausos tanto rasgando las 4 cuerdas como jugando con un trapo autorreferencial. Y a un CATRIEL CIAVARELLA, el más nuevito de los integrantes, que despierta nuestra compasión por esos pobres platos a los que castiga con fuerza. Verdugo de la batería, el muchacho de los guantes mágicos tiene todo el espacio para poder lucirse y así ganarse la aceptación del público. No lo desaprovecha. Es más, en “Sábado” las luces se posan sobre él para iluminar el solo más aplaudido de la velada.

…un mundo de vibraciones…

¿Qué es más hermoso? ¿Dejar el alma en un tema en medio de la multitud o tener una visión cenital de la misma? Sensaciones diferentes pero ambas excitantes. Puede ser emocionalmente muy fuerte cantar el segundo de la lista, “Rasputín”, y también tiene lo suyo ver desde arriba a la masa conmocionada ante el reconocimiento de “Salir a asustar”, cuarta canción de la noche.

La postal efusiva se repite en la enorme cantidad de clásicos de la banda, así pasan “El 38”, “Paraguay” y “Tomando mate en la paz”. La interacción entre el público y el grupo llega a su punto máximo cuando un tal Ricardo Gómez pierde su DNI y aparece milagrosamente sobre el escenario. MOLLO muestra el documento, lo comparte con ARNEDO y una vez que encuentran a su dueño, lo invitan a subir a las tablas. El pibe emocionado abraza a los ex SUMO y se lleva de recuerdo la púa del cantante y guitarrista… Sin comentarios.

Sobre la intro de “Cosas de Baboom”, el bajista dialoga con el público más cercano mientras el cantante lo burla: ¿Te molesta si tocamos mientras charlas?. Risas generalizadas para reanudar el tema. Tras ésta, se despachan con “Salir a comprar” y “Ala delta”, el gran clásico del power trío que dio paso a la primera bengala de la noche.

Olor a final con “Azulejo” y el meedley de “Camarón Bombay”, la pogueadísima “Cielito lindo” y “Fuck you”, de la legendaria banda que lideró LUCA y que fue semillero de esto que hoy se nos presenta. Pero “¿Qué es esto que hoy se nos presenta?”

Cuando uno habla de DIVIDIDOS se ausenta la discusión buena/mala banda, a lo sumo la cuestión pasa por un tema de gustos. Son tres animales que en cada show se llevan puesta a la multitud con una fuerza indescriptible, generando sensaciones que necesitan ser vividas para poder ser comprendidas.

En 1999 participaron del disco “Tributo a Sandro” con el tema “Tengo”, aquel que empieza diciendo “Tengo/un mundo de sensaciones/un mundo de vibraciones/ que te quiero regalar”. Y es así, DIVIDIDOS hace vibrar a su gente y les hace sentir en cada show tal intensidad, que finalizado el mismo queda la huella de la aplanadora marcada a fondo en cada cabeza que se animó a resistir este vendaval de cuerdas y platillos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *