RESEÑAS

Al fin la luz

Por  | 

¿Para quiénes sino para ellos, que dan todo sin pedir nada a cambio? ¿Para quiénes sino para ellos, que insisten en oxigenar y embellecer lo que el ser humano contamina y destruye? ¿Para quiénes sino para ellos, que no les importa tener razón, simplemente existen, dan el ejemplo, y nadie los escucha, y nadie los ve? ¿Para quiénes sino para ellos, que se bancan que Tito esté enamorado de Mecha y que el vecino los embadurne de veneno para hormigas desde la raíz hasta la copa? Para Los Árboles, claro. ¿Y quién mejor que LUIS ALBERTO SPINETTA para homenajearlos?

El clima del ND Ateneo está enrarecido. Mucho olor a colonia de Free Shop. Muchas cámaras en el hall de entrada, alrededor de EDDA BUSTAMAMANTE, CATARINA SPINETTA, NAHUEL MUTTI, LUCIANO LEYRADO, GASTÓN PAULS. Un insoportable nivel Anillaco en las conversaciones. Mucho “te saludo pero no me acuerdo quién sos”. Ni un árbol, más que el formado por las manos de la tapa del nuevo disco de El Flaco. SPINETTA daría cátedra poco después, pero la mayoría de las cámaras ya estarían lejos, editando los testimonios de las “celebridades”.

La presentación

Telón cerrado. Luces encendidas. Se oye una guitarra acústica. El murmullo se transforma en silencio de hospital. Una base electrónica obliga a cerrar la luz blanca y abrir el telón. Un escenario superpoblado de historia y talentos, manchados por matices violetas. JAVIER MALOSETTI (bajo), DANIEL WIRTZ (batería), CLAUDIO CARDONE (teclados), NICO COTA (percusión) y BALTAZAR (guitarra). Y Luis, flaco, enorme, iluminado, estirándose, como queriendo alcanzar las copas de los árboles ausentes. El tema se llama “Sin abandono” y remonta a la sonoridad y orquestación de los discos “Los Ojos” y “Silver Sorgo”. Canciones para flotar en la bruma buscando la luz. Sensaciones oníricas. Un deja vú eterno que remonta a infancias y a futuros venideros. La banda de sonido de la conciencia expandida.

“A pesar de mis nervios, no deja de ser una aventura misteriosa, divina, entregarles desde mi corazón éstas canciones que son para los árboles, esos seres diezmados sin piedad, a los cuales no escuchamos”, dice El Flaco. Luego aclararía que los nervios tienen que ver con la amplificación de su guitarra, ya que es muy difícil de producir en vivo lo reflejado en el disco.
“Para Los Árboles” iba a salir a fines del año pasado, pero la tecnología, así como facilita, genera odiseas impensadas. Cinco temas terminados desaparecieron de la computadora, y el homenaje a los seres diezmados sin piedad estará en la calle recién el 2 de agosto y posiblemente se presente a mediados de Septiembre en el Gran Rex.
La presentación para la prensa continúa con “Ciénaga Dorada” y “Agua en la miseria”, un rock cargado (recuerda a la crudeza garage del primer disco de LOS SOCIOS DEL DESIERTO), con interludios sampleados de melodías arábigas. El adelanto de los temas nuevos cerró con “Yo miro tu amor”: un blues al cual El Flaco parece haberle bajado el tempo unos pocos bits, los justos para que no tenga la cadencia tradicional del estilo, para que suene a un blues…pero de SPINETTA.
“Todas las especulaciones que quieran hacer acerca de la procedencia de las letras búsquenlas en el telescopio Hubble”, cerró El Flaco, en una clara e irónica alusión a la nota firmada por PABLO SCHANTON en Clarín, titulada “Para que retrocedan las sombras”, el 16 de éste mes. Luego, durante la conferencia, se explayaría (quizás demasiado) acerca de las molestias que le ocasionó la crítica del periodista.
Finalmente, El Flaco no pudo con sus ganas, o tal vez prefirió no recordar la presentación sólo por los nervios. O quizás no quiso dejar en los presentes esa sensación de muestra gratis, breve, resumida, del flamante disco. Cerró con “Las Olas”, del disco doble de LOS SOCIOS DEL DESIERTO, en formato de trío, con MALOSETTI y WIRTZ, ambos soberbios, gigantes. La zapada sobre un funk veloz es el mejor terreno para que el bajista deje aflorar todos sus conocimientos y haga vibrar el suelo. SPINETTA baila epiléptico, pone cara de duende, salta como poseído. Se despide enérgico, para volver poco tiempo después, ya más tranquilo, para responder las preguntas de los periodistas.

El Manifiesto Spinettiano

A continuación se reproducen los conceptos más trascendentales del músico durante la conferencia.

(Al comienzo de la conferencia, dirigiéndose a los periodistas): “Soy vuestro, en un sentido relativo”.

“Yo tiendo a ser un poco ”Ostra Washington”, es decir que suelo encerrarme y no dar bola. Pero cada vez que tengo algo para decir, como éste disco, no tengo problemas en manifestarme o que me hagan preguntas. Soy muy permeable a lo que me digan y piensen”.

“El estado anímico del disco variable como los días. No hay un punto en especial más que la realidad social que está manifestada en alguna de las letras. No están referidas a los cambios de pareja, ni nada que ver. Parece que antes de Los Ojos nunca escribí canciones de amor, por ejemplo. Se olvidaron que en el disco Los Socios del Desierto dice “el deseo no me deja partir”, o “me abandonaré en tus brazos”.

“La suplica y el amor van de la mano en un aspecto, pero no todo son los reflejos de las relaciones. Uno va cambiando y tratando de mejorar. No quiero que nadie especule con bobadas porque le quitan la fuerza a lo que yo hice”.

“No quiero darle demasiada importancia a esa nota (se refiere a la de Schanton). Ese mismo periodista se ha expresado de una manera tal conmigo, que ya no entiendo si le pasa algo conmigo o qué. Pero ya va a reaccionar. Creo que escribe muy bien, pero al servicio de un cerebro infradotado”.

“Hay que tener imaginación y sensibilidad para darle a las metáforas el lugar que ocupan y no inventar boludeces. A cuatro años de mi separación sigue inventando como un post romance. (con voz de macho argentino) ¿No se da cuenta que ya tengo varias minas más? Tendría que apuntar a algo concreto, no meterse solamente con el trabajo de los músicos. Habría que mandarlo a un reality show”.

“En cinco minutos de computadora destruyen un laburo de una banda que se rompió durante meses para lograr un sonido, una lírica, una poesía. Es una locura”.

“¿Quién no dañó un árbol? Mismo de niños, pasando por una calle, cuando el árbol quedaba medio bajito, tic, le arrancábamos una ramita. Lo que más me impactó y sirvió para éste título fueron unas lecturas de Carlos Castaneda, dónde él se refiere a un montón de brujos ambiciosos que habían aprendido las técnicas del soñar. Estos brujos, practicando para ahorrar camino y ganar, se equivocaron en las maniobras técnicas y quedaron convertidos en árboles. Eso es suficientemente poético, alarmantemente real. Así fue como pensé, como una ve pensé que el mar era de llanto (u otras boludeces que a veces uno piensa), se me ocurrió que quizás eran guerreros que equivocaron el camino y quedaron plasmados en la vida como árboles”.

“Otra de las cosas es que, según estos antiguos sabios toltecas, nosotros somos más parecidos energéticamente a un árbol que a un primate. El árbol y el hombre brillan en la banda de emanaciones color ámbar. Esto lo dice Castaneda, no lo inventé yo. Los monos, las mariposas, inclusive los políticos, tienen otro color” (risas).

“Yo creo que nosotros somos como rizomas, como raíces. Somos como árboles, algo de eso tenemos. Yo creo que todos estamos constituidos como por una especie de arbolito de navidad pero de fuego. Son constantes las lucesitas. No sé dónde, pero dicen que está ahí”.

“Sentí que este disco (luego de las pérdidas) h,LUIS ALBERTO SPINETTA presentó su flamante disco “Para los Árboles” en el ND Ateneo. Tocó cinco temas y contestó las preguntas de los periodistas acerca de una placa que se retrasó más de seis meses.”

3 Comments

  1. laherejia

    1 enero, 2001 en 00:00

    Grande Flaco !!!! Impresionante !!!!!!!!! Gracias por inventar, junto con Charly, el Rock Argentino….

  2. CARMINA BURANA

    1 enero, 2001 en 00:00

    APESTA NADA MAS DIGO…….CHAUUUU

  3. H.U.E.S.O.

    1 enero, 2001 en 00:00

    Grande flaco sos un fenomeno el disco es una reliquia de nuestro rock, gracias por existir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *